Espacio de poesía y cuento (Obra en progreso)

miércoles, 12 de julio de 2017

Todo está listo.


Nuestra especie se encuentra en pañales, según Freud. Basta con revisar los pensamientos propios para darnos cuenta que somos seres complejos, enredados en nimiedades, con más movimiento en la mente que los que bien podríamos dar con una actitud más serena.
Nada nos pertenece: ni el lenguaje, las creencias, la música, la pintura, las matemáticas, etcétera, etcétera. Llegamos a encontrarles servidos en bandeja de oro.
Las guerras, el exterminio, la contaminación de las aguas, el desequilibrio ecológico, etcétera, comienzan desde la mente de cada uno de los humanos. Si nunca has sentido aversión o apego hacia nadie, hacia nada, eres la excepción que confirma la regla.
Queremos bienestar y tratamos de obtenerlo para llenar el vacío que con frecuencia sentimos, aunque sea en una expresión mínima. Insatisfacción, al menos. Algo que quisiéramos no apareciera en nuestra mente y que creemos que proviene de afuera.
Nos enojamos, nos entristecemos, nos desesperamos y creemos que es por lo que acontece en el exterior.
Pero entonces, ¿cómo es que hay personas más ecuánimes en situaciones similares? Inteligencia emocional. Esa que no tiene nada que ver con grados de estudio escolarizado; nada que ver con la situación económica, social, cultural, de familia.
Queremos comer sólo lo que nos gusta y rechazamos lo que nos desagrada. Hedonistas infatigables en busca de saciar la sed, el hambre de lo placentero, vivimos en medio de la insatisfacción.
Y seguimos culpando al exterior, a los demás, por no lograr sentirnos bien.
Cierto que el promedio de nuestra vida vivimos un poco como zombies. ¿Quién puede recordar lo que pensó, dijo e hizo durante 24 horas? No se diga ayer, la semana pasada, el mes pasado...
Hoy conocemos a la persona que nos parece la más bella, de trato exquisito; la mejor... y en poco tiempo queremos borrarla de nuestra vida. De ser 'la mejor', pasa a ser 'la peor'. Y nosotr@s no tuvimos nada que ver, creemos.
Somos fundamentalistas: defendemos nuestras ideas por sobre todas las cosas... y ninguna idea es nuestra. Todo está creado, todo está elaborado, todo está cocinado desde antes de que naciéramos.
Asi qué, ¿no crees que es momento de saber qué quieres de este breve espacio que te toca vivir? ¿Conocerte, abrazarte, tenerte paciencia, tenerte a ti en un mejor concepto? Hay formas. Todo está listo.

domingo, 25 de diciembre de 2016

"Cada día trae lo suyo", decían las personas sabias. Y cada día es único, irrepetible. Abrir los ojos es un milagro en un mundo donde a diario todo está en movimiento. Llegará el momento en que no abramos los nuestros, y mientras tanto podemos caminar con la certeza de que andar sobre la Tierra ha valido todo cuanto experimentamos. El sufrimiento y el gozo son un paquete que la vida nos da. Pero vivir con conciencia plena es una decisión que requiere de un entrenamiento vigoroso, sonoro, alegre, nos vaya bien o no nos vaya bien. Nada dura para siempre, sólo la calma mental cuando la hacemos parte de nuestra cotidianidad. Y días como la Navidad, en una parte donde predomina el cristianismo, vienen cargados de energía a la que podemos unirnos y oponernos. Y si es para contribuir a la unión entre quienes nos rodean, bienvenida sea esta festividad. Nacemos y morimos a diario. Bienvenida sea la Navidad en nuestros corazones.

viernes, 26 de agosto de 2016

Somos todos


Todo cuanto hacemos, lo han hecho antes miles de millones de personas; cada palabra, cada parte de nuestra indumentaria, cada plato, cada comida -que está constituida por el esfuerzo de esos miles de millones-, cada gesto, cada intención... Borges dijo que él era toda la gente que conoció, todas las mujeres que amó, las ciudades que conoció... Pienso que soy cada hombre que he amado, cada hombre que no he amado, cada persona que conozco, cada persona que no conozco, cada sitio donde he vivido... Me alimento gracias a esos miles de millones de personas, existo gracias a ellas. No soy original absolutamente en nada. Pero eso sí, mi gratitud es mía. Les agradezco su presencia cercana y lejana.

Vivir

En mi experiencia, en lo poco que llego a comprender de este mundo, abrazar la vida es abrazar los acontecimientos, me gusten o no, y aceptar que ser feliz no es necesariamente estar contenta o no tener problemas. Pienso que aun pese a la adversidad, a que nada sale como se espera, se puede respirar con gusto, con gratitud. La vida es tan breve. Suele ser una sorpresa y, en los momentos de mayor claridad mental, un milagro; algo inesperado. Pero pensar que la vida se acomodará a nuestros deseos, es errático. Si ésta es un océano y no somos más que olas pequeñitas, mientras no gocemos con conciencia el ser agua elevándose y declinando, nos sentiremos defraudadas, defraudados o, al menos sentiremos desconcierto. “El dolor es inevitable; el sufrimiento es opcional”.

lunes, 1 de febrero de 2016

Feliz lunes


– Maestro, estoy lleno de relaciones sociales pero ¿cómo reconozco al verdadero amigo? Me dicen que el corazón avisa cuando hay amistad de verdad, que es cosa de sentimientos….

– Hij@, puedes meterle todos los sentimientos y corazones que quieras pero al verdadero amigo, amiga, le reconocerás cuando no tengas un céntimo ni nada para dar. En ese momento, quien te tienda la mano desinteresada será tu verdader@ amig@. De la misma manera, si tú actúas así y sólo así, serás amig@ para cualquiera que te requiera. 

jueves, 21 de enero de 2016

Lady Orlando


http://mxcity.mx/2015/11/top-8-ilustradoras-mexicanas-que-convierten-la-realidad-en-magia/

En ese sitio podrán leer sobre estas ilustradoras, de las que Lady Orlando forma parte. Ella dice: 

“Considero a mis dibujos y pinturas pequeñas ilustraciones de historias que me cuento a mí misma, como si fuesen una página de un libro o una escena que se queda flotando en el aire; aquella que al cerrar los ojos, se reproduce una y otra vez en mi memoria.” 














jueves, 14 de enero de 2016

Diálogo y frase para reflexionar


– Maestro, por naturaleza soy optimista. Todo lo veo en colores vivos, para mí no hay imposibles, todo el mundo es bueno. ¿Debo seguir siendo así?  
– Hij@, tú eres como eres. El humano es un péndulo que oscila entre el pesimismo destructivo y el optimismo aventurado. Casi nadie está en los extremos, todos nos situamos cerca del medio. No es ni bueno ni malo ser de una u otra manera; lo que debemos velar es por estar siempre conscientes de como somos para controlar nuestras emociones. Son las emociones el puente que nos une a los demás, no nuestra naturaleza.   

"Cuando nos habituamos a morar en nuestro lugar interno, aquel que no se destruye por las circunstancias externas, ya sean favorables o desfavorables, cuando somos capaces de mantenernos en esa ecuanimidad, dentro de esa fortaleza, del gozo y de la alegría, este nos protege frente a todo tipo de situaciones". V. Nangpel